Accesibilidad al Patrimonio Arqueológico

Parece que 2150 años después Publio Cornelio Escipión, más conocido como El Africano (menor) sigue cumpliendo las órdenes de Roma, Numancia destructa erit, et vicit (Numancia será conquistada y destruida)

Por lo que se ve, un monumento arqueológico de tanta importancia no merece ser considerado como tal. Oh sí, es cierto que se han hecho ímprobos esfuerzos para ponerlo en activo, pero ¿tanto costaba hacerlo accesible? En ese cerro en mitad de meseta castellana habitado, no importa si por Pelendones o Arévacos, hace más de 2000 años Roma vuelve a vencer.

Como dirían los clásicos, si este trozo de nuestra historia hubiese estado en otro país hace tiempo que sería un espacio visitado por cientos de miles de personas, totalmente accesible y destacado como una de las joyas de la corona del Patrimonio Arqueológico.

Pero por desgracia está aquí en mitad de la nada. Y ya se sabe, es más importante construir una pista de esquí en Villavieja del Cerro, invertir 12 millones de euros y dejarla abandonada que aportar fondos a mejorar la calidad de los yacimientos arqueológicos. Ex Nihil nihil fit (De la nada, nada puede salir). O aún más castizo, donde no hay no se puede sacar.

Comencemos por el principio, por el primer eslabón de la cadena de accesibilidad.

Nada más llegar (en transporte privado, olvidémonos del transporte público) nos encontramos con el aparcamiento, y claro como era de esperar,  no hay plazas reservadas. Es una gran explanada donde cada cual aparca donde puede. Bueno por lo menos es llano y apenas sin resaltes.

img_3860

Bajamos del coche y para acceder al recorrido hemos de pasar por la recepción, ubicada en una casa que como se aprecia en la foto cualquier parecido a un espacio accesible es mera coincidencia.img_3866

Ya tenemos nuestra entrada, por fin podemos visitar el yacimiento. Pero, ¿Y ahora como bajo mi silla de ruedas, andador, bastones,….. sin que me pueda caer? ¿Por dónde?

img_3871-copia

Solo es un pequeño bordillo, pero lo suficientemente complicado para romper la accesibilidad ¿tanto costaba hacer un pequeño rebaje?

Ahora después de salvar el tercer obstáculo nos encaminamos al inicio del recorrido por el yacimiento arqueológico, pero que ven mis ojos, menudo panorama, un recorrido hacia la pasarela hecho un Ecce Homo, pero ¿Cómo es posible? ¿Tanto costaba ampliar la pasarela hasta la entrada?, en fin haremos un esfuerzo y vayamos hasta la pasarela, espero no tropezar que aunque el suelo está sin resaltes, no me fio mucho del pavimento natural y más hoy que está lloviendo.

img_3874-copia

Pero antes de llegarme hacia la pasarela voy a echar un vistazo a la cartelería para informarme del recorrido, y de qué es lo que voy a ver. Pero desgraciadamente la cartelería, como era de imaginar no está a la altura, no digo ya de un espacio accesible sino de un yacimiento arqueológico de esta naturaleza.

img_3878-copiaimg_3864-copia

img_3879-copiaimg_3913-copia

No digo más pero parece que los carteles los dejó allí Publio Cornelio Escipión. ¿Y qué tal una cartelería un poco menos vintage? O por lo menos accesible.

Sigamos

Por fin en la pasarela, ahora puedo recorrer el yacimiento sin problemas, ver con detalle los restos del asentamiento. La pasarela en si presenta varios inconvenientes, en primer lugar el pavimento, inicialmente es de tierra compactada y cuando llueve se quedan charcos en ciertos lugares, lo que hace un poco menos accesible el recorrido. Posteriormente pasa a ser de madera, en algunos tramos, y elevada sobre pilotes. Problemas, pues que este tramo de madera no tiene limitadores o topes en los laterales y por lo tanto puedes caerte al no saber dónde acaba, pues tampoco tiene pasamanos. Además la transición entre la zona de tierra compactada y la madera se hace a través de un resalte que puede suponer un obstáculo o un peligro de caída por tropiezo.

img_3889-copia

En resumen, la pasarela no solo está mal ejecutada, con ciertas deficiencias y con un mantenimiento algo mejorable, sino que también está mal diseñada, con materiales poco adecuados para para el clima de la zona, que la convierten en no accesible.

El resto del yacimiento presenta los mismos errores en materia de accesibilidad que lo descrito anteriormente, con espacios no accesibles, con deficiencias en el mantenimiento, con una cartelería poco descriptiva, muy dispersa y poco útil. No podemos deambular libremente y con seguridad por él, no podemos acceder a partes del asentamiento, existen desniveles insalvables en ciertas partes, las pasarelas, en los lugares donde están que no son todos,  están mal ejecutadas y mantenidas, no tiene mobiliario accesible, los servicios no están adaptados, etc.

Así podríamos seguir hasta el infinito y más allá.

Es triste ver que un yacimiento arqueológico de estas características, no cuenta en su recorrido visitable con un diseño universal y para todos, haciendo que buena parte de la sociedad no disfrute del mismo.

Bueno sería que se tomasen en serio no solo el tema de la accesibilidad al patrimonio sino también en poner en valor una parte de nuestra historia.

¿Qué camino debemos seguir?
Depende de donde queramos llegar.
Si no sabemos dónde vamos cualquier camino es bueno

La Red de Senderos de la Comunidad de Madrid

Madrid (Provincia) como todas las Comunidades Autónomas posee una amplia red de sendas y senderos que discurren por espacios naturales, protegidos o no. Estos son utilizados por la población para disfrutar de un contacto más amplio con la naturaleza, para pasear en grupo o familia, para hacer deporte y para otro sin número de opciones.

Tienen estas sendas y senderos, como era de esperar, una gran variedad de dificultades y distancias, siendo apropiados para casi todas las personas.

Gran variedad de tipologías, distancias, recorridos, dificultades, etc., pero ¿En cuántas de ellas se aplica el diseño para todos?

Tomemos como ejemplo la Comunidad de Madrid, según su página web www.sendasdemadrid.es, esta cuenta con 132 sendas, y según sus áreas temáticas estas están divididas en observación de aves (71), familias con niños (47), ciclismo (28), equitación (12), montañismo (33) y accesibles (7). Si sumásemos todas nos daría un total de 198, número que no coincide con los datos iniciales de 132 sendas, supongo que esto será porque se repiten temáticas en una misma senda.

Cabe señalar que de las 132 sendas sólo 7 son o están diseñadas para personas con diversidad funcional, o son accesibles cómo lo denominan en la página web.

Solo un poco más del 5 % de todas las sendas que la Comunidad de Madrid pone a disposición de los ciudadanos son accesibles, (ojo según el criterio de accesibilidad de la Comunidad) coincidiendo curiosamente con el mismo porcentaje de personas con diversidad funcional que existen en la Comunidad de Madrid (un 5,01 %, datos del 2015). Las casualidades no existen.

Sorprendente

En este mismo portal, nos encontramos con 7 sendas o senderos “accesibles”, de los cuales 6 son para, según el texto, para discapacidad motriz, y una para discapacidad sensorial (aunque de estas 7 alguna de ellas está enfocada para ambas discapacidades). Así de este modo la Senda del Agua, la senda de la Fuente del Venero, la de Pinilla del Valle, la de Bosque Sur, la de Polvoranca, la del Campillo, las Lagunillas y la de los Recuerdos de la Alameda, serían las 7 sendas que la Comunidad de Madrid dispone para personas con Diversidad Funcional.

¿Y por qué a estas alturas de siglo contamos con tan pocas senda accesibles? ¿O por qué no aplicamos el diseño para todos a la hora de poner en marcha un sendero o senda accesible? ¿Acaso una persona con discapacidad motriz no puede tener también otro tipo de discapacidad? Lo que le impediría ir o una o varias sendas.

En fin, que queda mucho trabajo por hacer, mucho esfuerzo por parte de las administraciones públicas por llevar a cabo de una manera correcta el diseño y ejecución de estas infraestructuras verdes. Para empezar podrían contar un poco más con los usurarios y los expertos a la hora de hacer accesibles sendas y senderos, esperemos que con el tiempo sea de ese modo. Toca trabajar en red y no ser  elementos estancos.

Queda gracioso ver en los medios de comunicación la pomposidad de los políticos cuando se les llena la boca al hablar de accesibilidad y medio natural, cada día estoy más convencido que para algunos políticos al acceder al cargo es imprescindible estar bajo los efectos del síndrome de Dunning-Kruger*

Hagamos un medio natural más accesible, pero accesible de verdad, con un diseño para todos de las actividades e infraestructuras. Respetando y conservando el medio natural y los espacios protegidos pero creando espacios accesibles, allá donde sea posible y aplicando los conceptos de accesibilidad universal y el diseño para todos.

*El efecto Dunning-Kruger los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real. Este sesgo se explica por una incapacidad metacognitiva del sujeto para reconocer su propia ineptitud

Guía de visita del Parque del Guadarrama accesible

El pasado 27 de julio presentamos en el Centro de visitantes de La Pedriza la Guía de visita del Parque Nacional del Guadarrama accesible.

Esta guía ha sido elaborada a través de una colaboración entre Plena Inclusión Madrid, la Fundación Ademo, la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Dilofácil y Ecoaccesibilidad.

A principios del año 2015 planteé a Dilofacil la posibilidad de elaborar una guía en lectura fácil para el parque Nacional del Guadarrama, valoramos las posibilidades y nos pusimos en contacto con Plena Inclusión Madrid, acogiendo la propuesta de manera muy positiva, y ellos a su vez hablaron con la Consejería de Medio Ambiente, administración local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid. La idea les pareció estupenda, y nosotros nos pusimos manos a la obra, aunque su aprobación definitiva no se realizó hasta febrero de 2016.

Después de seleccionar los textos, adaptarlos a lectura fácil y validarlos por la Fundación Ademo se realizó una jornada de fotografía con usuarios de la propia Fundación y la colaboración de gente de Biodiversidad Virtual. Esta sesión trataba de obtener imágenes para la guía.

Con todos estos mimbres se elaboró la guía que os podéis descargar en esta página http://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/component/jdownloads/download/195-guia-visita-accesible

Esperemos que sea la primera de muchas guías de estas características que facilite a todas las personas la visita a los espacios naturales protegidos.

Senda Accesible de Pola de Somiedo

Nos encontramos en el Parque Natural de Somiedo localizado en Asturias, en el área central de la cordillera Cantábrica y tiene 29.122 hectáreas. Fue declarado Parque natural en el año 1988. Es a su vez un Lugar de Importancia Comunitaria y Zona de Especial Protección para las Aves de Somiedo, además de Reserva de la Biosfera de la Unesco desde el año 2000.

La senda accesible comienza su recorrido en el pueblo de Pola de Somiedo, discurre por la margen izquierda del río Somiedo y se trata de un antiguo camino que llevaba al pueblo de Veigas, cuenta con un longitud de 2 kilómetros que transcurren de forma lineal (se vuelve por donde se fue).

Como es natural la senda da comienzo al lado de un aparcamiento accesible, que cuenta con tres plazas. Desde allí mismo iniciamos el recorrido.

aparcamiento

Todo el recorrido es lineal y las pendientes son relativamente pequeñas, teniendo al principio de la senda una y alguna otra en el sendero, ninguna de ellas supera el 8 %.

Comienza el sendero con un firme asfaltado, aquí nos encontramos una ligera rampa de bajada hacia el inicio (recordar que al volver es de subida), la bajamos y continuamos a la derecha, llegamos a un puente de madera que cruza el río y nos sitúa en la margen izquierda del mismo.

inicio-senda

Una vez cruzado el puente de madera y accediendo al marquen izquierdo del río, continuamos por el sendero, viene bien marcado en el suelo el recorrido, aquí hay que tener cuidado porque en este tramo cruza una carretera de acceso, y aunque tenemos preferencia no debemos bajar la guardia. La senda viene definida por una talanquera que a partir de aquí continúa de manera ininterrumpida hasta el final. Hay que estar atentos pues esta senda es compartida con ciclistas, senderistas y ganado, pues por ella pueden circular ganaderos con sus animales que se acercan a las tierras y prados colindantes.

Aquí nos encontramos también otra de las pequeñas rampas del recorrido, el firme sigue siendo asfalto.

prinicpio

Continuamos con un recorrido más o menos recto y con pocos desniveles, al cabo de un rato el firme pasa de asfalto a zahorra compactada, por todo el camino nos encontramos una talanquera.

Podemos observar las características propias del bosque de la zona que ocupa casi la cuarta parte de toda la extensión del parque, fundamentalmente nos encontramos bosques de hayas, robles, arces, tilos y fresnos. Aunque también podemos observar el acebo, el tejo, abedul, encina carrasca, el quejigo (especie mediterránea sólo existente en Somiedo y el Cares dentro de Asturias), y castaños.

bosque

Debido a la actividad ganadera de la zona también podremos observar amplias zonas de pastizales y prados de montaña. Así como matorrales entre los que destacan los brezales y los aulagares.

Más o menos a mitad del recorrido nos encontraremos una pequeña cascada que mana de la pared y una fuente asociada. Aquí podemos contemplar un de los elementos más característicos de la geografía asturiana, el agua, que conforma el paisaje singular de Somiedo.

fuente

Como equipamiento educativo en la senda nos encontramos una serie de carteles en sobre relieve donde se nos enseña a distinguir los distintos tipos de árboles. Estos carteles están sujetos a la talanquera.

avellano

Por último en este tipo de equipamientos destacamos un cartel explicativo genérico del recorrido al final del mismo donde la senda accesible acaba, aunque continúa pero de un modo practicable. Este cartel en sobre relieve y a color nos da un barrido sobre las características de las montañas que se ven desde este mirador, conocido como el Mirador del río Aguino.

cartel-final

Para finalizar, señalamos también que existen bancos y mesas en el recorrido, son de madera y no son accesibles, pero nos pueden servir para un apuro. Están ubicados en el medio y al final del recorrido.

bancos

Como reflexión final cabe destacar que esta senda discurre por un entorno agradable, con sencillez en su recorrido y con agradables vistas. Es recomendable realizarla desde la primavera hasta comienzos del otoño, por la climatología que nos obliga a ir equipados con un chubasquero o similar ya que en los climas de montaña el tiempo es impredecible.

Terminado el recorrido o anteriormente a este podemos visitar también el centro de interpretación de la naturaleza de Pola de Somiedo, donde nos haremos una idea de las características del parque. Mi recomendación pasa por visitar primero el centro y luego realizar el recorrido.